• RSS

miércoles, 19 de noviembre de 2014

José María Martín Valenzuela

Nacido en Bollullos del Condado (Huelva) en 1948. Es licenciado en Lingüística Hispánica y en Literaturas Hispánicas. Fue director del Instituto Cervantes en los centros de Rabat y Fez (Marruecos), y en Lisboa entre los años 1997 y 2000.


Ha ocupado diversos cargos de responsabilidad en el Instituto Cervantes, entre otros, la dirección del Área de Diplomas y Gestión Exterior (2004-2006) y la subdirección académica (2001-2004). Ha dirigido la División Internacional de la Fundación EOI, Escuela de Negocios. Desde 2007 fue vocal asesor del Gabinete de la ministra de Educación, Política Social y Deporte.


A finales de octubre de 2008 volvió a ocupar el cargo de director del centro en Lisboa tras el fallecimiento del poeta Ramiro Fonte. Desde el verano de 2014 ocupa este cargo el periodista Javier Rioyo.

Fuente: Instituto Cervantes

sábado, 15 de noviembre de 2014

Ricardo Cock Valenzuela


Ricardo Cock Valenzuela: Hijo de Julián Cock Bayer y de María de Jesús Valenzuela Sarrazola, esposo de Celestina Wolff Escobar, hija de Reginaldo Wolff Thilak. [Falleció en 1943]

Julián Cock Bayer: Político. Intelectual. Abogado. Conservador. Nació en Riosucio, en 1838. Murió en Medellín, en 1900. Hijo del inglés, William Cock Williamson y de la caucana Ana María Bayer, hija de un ingeniero metalurgista alemán, llamado Juan Federico Bayer. Fue discípulo de Jorge Gutiérrez de Lara. Fue gobernador de Antioquia entre el 22 de agosto de 1894 y el 18 de febrero de 1896. Magistrado del Tribunal Superior. Fue presidente de la Corte Suprema de Justicia. Profesor de la Universidad de Antioquía. Participó en la Asamblea Católica de Antioquía, al lado de Mariano Ospina Rodríguez, Ramón Martínez Benítez y Juan Pablo y Vicente Restrepo, grupo que dirigió el periódico La Sociedad, de orientación cristiana. Fue seguidor de las ideas de Rafael Núñez. Juanto a Abraham Moreno, Lucrecio Vélez, Guillermo Restrepo, José María Escobar y Lisandro Restrepo, colaboró en el periódico La Verdad. Colaboró en la publicación del Liceo de Antioquía. En su gobierno tuvo lugar la guerra de 1895, así que posibilemente haya tenido que ver con el nombramiento de Pedro José Berrío como general. Como gobernador colaboró con la Compañía Antioqueña de Instalaciones Eléctricas, de la cual fue su primer gerente Marceliano Vélez. Asesoró en diversas oportunidades en temas jurídicos a Carlos Coriolano Amador. Contrajo matrimonio con María de Jesús Valenzuela.

Fuente: Diccionario biográfico y genealógico de la élite antioqueña y viejocaldense. Segunda mitad del siglo XIX y primera del XX. Por Javier Mejía Cubillos. Pág. 80.

En Geneanet encuentro más hermanos llamados Tomás (n.13-12-1873 +7-1-1939 Medellín), Julio y Virginia Cock Valenzuela. La madre, María de Jesús Valenzuela Sarrazola, era hija de Eduviges Valenzuela Puerta y Ana María Sarrazola. Falleció en 1929 en Medellín. Tenía además un hermano llamado D. José Antonio Valenzuela Sarrazola, casado con Doña Quiteria Uribe Toro [F].

martes, 21 de octubre de 2014

Leonardo Valenzuela y Valenzuela


En internet encuentro esta tarjeta de visita perteneciente a Leonardo Valenzuela y Valenzuela, Alcalde y Jefe Local del Movimiento de Linares.

martes, 14 de octubre de 2014

Valenzuela en la ciudad de Murcia

La existencia del apellido Valenzuela en la ciudad de Murcia ha sido muy escasa.

Basándonos en los libros de bautismos de la parroquia de Santa María encontramos las siguientes familias.


En el siglo XVIII como primer apellido:

Valenzuela Sánchez
Bautismos 1749-1751 folio 72
Benita Lucía
b.11-11-1749 n.9
Padre: Isidro Valenzuela
Madre: Juana Sánchez Navarrete
Abuelos pat.: Thomás Valenzuela y Lucía García
Abuelos mat.: Juan Sánchez e Isabel Castillo
Padrinos: Baltasar Reyes y Barbara Martínez

Valenzuela Cuenca
Bautismos 1770-1774 folio 327v
Teresa Narcisa
b.10-11-1772 n.7
Padre: Diego Valenzuela, natural de Jaén
Madre: Diana Bautista, de Murcia
Abuelos pat.: Antonio Valenzuela y Narcisa Salazar
Abuelos mat.: Juan Bautista Cuenca y Matilde Redondo
Padrinos: Pedro Galvez y Francisca García

Bautismos 1775-1777 folio 194v
Juana Teresa
b.23-8-1776 n.16
Padre: Diego Valenzuela, natural de Jaen
Madre: Diana Cuenca, de San Antolín
Abuelos pat.: Juan Valenzuela y Narcisa Salazar
Abuelos mat.: Juan Cuenca y Matilde Redondo
Padrino: Don Francisco Melgarejo

*Buscando el matrimonio de Diego y Diana no aparece en los índices comprendidos entre 1743 y 1783. El matrimonio de Isidro y Juana no aparece en los índices comprendidos entre 1735 y 1750.

Como segundo apellido los hermanos Gómez Valenzuela:

Bautismos 1730-1735 folio 13
Asensio José Antonio
b.26-9-1730
Padre: Asensio Gómez
Madre: Ana Valenzuela
Padrinos: José Sánchez e Isabel de Larena

Bautismos 1730-1735 folio 161v
Sebastián José
b.4-8-1732 n.31-7
Padre: Asensio Gómez
Madre: Ana Valenzuela
Padrinos: Ginés Hernández y Josefa Zamudio**

Bautismos 1730-1735 folio 280
Sebastián José
b.3-3-1734
Padre: Asensio Gómez
Madre: Ana Valenzuela
Padrinos: Ginés Hernández y Josefa Zabudio**

Bautismos 1735-1738 folio 34
José Tadeo
b.7-11-1735
Padre: Asensio Gómez
Madre: Ana Valenzuela
Padrinos: José Suarez e Isabel Martínez

Bautismos 1735-1738 folio 117
José Tadeo
b.9-12-1736
Padre: Asensio Gómez
Madre: Ana Valenzuela
Padrinos: José Suarez e Isabel Martínez

Bautismos 1738-1740 folio 66v
Ana Josefa Gertrudis
b.25-7-1738
Padre: Asensio Gómez
Madre: Ana Valenzuela
Padrinos: José Suarez y María Martínez

*Buscando el matrimonio en los índices no figura ni en el de 1708-1724 ni en el de 1703-1725. Después hay un vacío en los libros hasta 1735, tiempo durante el cual podría haberse realizado el enlace.

**Debe ser Zambudio, apellido típico murciano.

En cuanto al siglo XIX, analizando los índices de bautismos comprendidos entre 1830 y 1905, sólo hay una familia, los Valenzuela Sevilla:

Bautismos 1860-1861 folio 280
José Antonio
b.25-7-1861 n.25 Barrio de san Benito
Padre: Juan de la Cruz Valenzuela, jornalero, de Totana
Madre: María de la Concepción Sevilla, de esta
Abuelos pat.: Juan José Valenzuela y María Josefa Tudela, de Totana
Abuelos mat.: Juan Antonio, de Alamo?, y Catalina Vila, de la Nora?

Bautismos 1861-1863 folio 296
Antonia
b.1-1-1863 n.31-12-1862 Barrio de San Benito
Padre: Juan de la Cruz Valenzuela, jornalero, de Totana
Madre: Concepción Sevilla, de esta
Abuelos pat.: Juan José Valenzuela y María Josefa Tudela, de Totana
Abuelos mat.: Juan Antonio, de Alamo?, y Catalina Vila, de la Vera?

Bautismos 1868-1871 folio 15v
María
b.25-12-1868 n.22 Barrio de San Benito
Padre: Juan Valenzuela, de Totana
Madre: Concepción Sevilla, de esta
Abuelos pat.: Juan Valenzuela, de Totana, y María Josefa Tudela, de esta
Abuelos mat.: Juan Antonio, de Alcantarilla, y Catalina Vila, de esta

Hoy, día 14 de octubre de 2014, figuran en las páginas blancas 4 personas como primer apellido y 5 como segundo (una con doble entrada al parecer), mirando únicamente en la ciudad de Murcia (no confundir con la provincia de igual nombre).

lunes, 6 de octubre de 2014

Valenzuela en Málaga 1771

En un censo de Málaga realizado en 1771 figuran diez personas con este apellido:

Valenzuela, Francisco
Oficio: Oficial de albañilería
Domicilio: Ancha

Valenzuela, Manuel
Oficio: Oficial alpargatero
Domicilio: Peña

Valenzuela, Teresa
Oficio: Arriero Barrio Alto
Domicilio: Peña

Valenzuela, Teresa
Oficio: Calero y Y.
Domicilio: Peña

Valenzuela, Blas de
Oficio: Cortador de guifero
Domicilio: San Pedro

Valenzuela, José
Oficio: Cortador de guifero
Domicilio: Barragán

Valenzuela, Juan
Oficio: Maestro tonelero
Domicilio: Santo Domingo

Valenzuela, Salvador
Oficio: Oficial tonelero
Domicilio: Agustín Parejo

Valenzuela, Diego
Oficio: Oficial zapatero
Domicilio: Barragán

Valenzuela, Francisco
Oficio: Maestro zapatero
Domicilio: Camas

Fuente: Raíces Reino de Valencia

martes, 30 de septiembre de 2014

Orígenes de Fernando Valenzuela y Enciso

Escrito por Juan Pérez de Guzmán para la Revista Hispano-americana, tomo V, año II fecha del 1 de marzo de 1882. He transcrito la parte relativa a los antepasados paternos, eliminando algunas frases y párrafos innecesarios.


"Cuando, en la primavera de 1485, el católico Rey D. Fernando, que se hallaba en la cerca de Málaga, sobre la villa de Cártama, tomando el mejor consejo que le mandó decir desde Córdoba la admirable Dª Isabel, Reina de Castilla, envió al Marqués de Cádiz y otros insignes capitanes de su gloriosa hueste para poner sitio a la ciudad de Ronda, vinieron entre aquellas lucidas falanges [...] dos hijosdalgo, oriundos de Baena, padre e hijo, llamados, este Fernando, y aquel Alonso Fernández de Valenzuela. A egregia y antigua cuna hacen los escritores heráldicos y genealógicos ascender el origen de los de su estirpe; [...] dábanle por ilustre progenitor a cierto D. Lope Sánchez, Señor de Lopera, el Carpio y Xódar, camarero mayor del Santo Rey D. Fernando, hijo del Infante D. Sancho y nieto del segundo de los Fernandos de León. Este don Lope Sánchez, en 1235, ganó a Valenzuela de moros por fuerza de armas, según atestigua el cronista historiador de ínclitos linajes don Tomás Tamayo de Vargas: de donde el Santo Rey conquistador de Córdoba y Sevilla, en 1273, le expidió privilegio de merced de aquella villa. Del matrimonio de D. Lope y Dª Teresa Díaz de Haro, procedieron las diversas ramas que propagaron por España el apellido que de aquí tomó, y el tronco principal vino poco después a radicar en Baena, en donde tuvieron solar de raza ocho consecutivos varones, señores de Valenzuela, hasta que en el nono, Juan Pérez de Valenzuela, confundióse aquel Estado con los del Conde de Cabra, D. Diego Fernández de Córdova, por compra que de él hizo en 1451 la Condesa Dª Francisca de Zúñiga, su mujer.


Ya rechazando a los moros que acudían de la montaña [...] bizarra ocasión de acreditar su valor tuvieron ante los muros de Ronda los esforzados caudillos que a conquistarla habían venido. No fueron los más rehacios en distinguirse, por buenos entre los mejores, aquellos, Alonso Fernández de Valenzuela, hermano segundo del último Señor de la villa de su nombre, y su hijo Fernando, mancebo a la sazón de lisonjero crédito en las armas. Por ello, luego que la ciudad fue tomada [...] a veinte días de mayo, conforme en su Crónica consigna Hernando del Pulgar [...] procediéndose al reparto de casas, tierras, viñas y olivos, casas principales, ordenó dar el Rey a los Valenzuelas que en Ronda quedaron por pobladores y sendas yugadas de tierras con que formaron hacienda patrimonial en la angostura de Olvera y en las aldeas de Ataharbe y Benamaya, anejas a aquella población; con otros dones de que se hace prolija memoria en el Libro de Repartimientos, que en 1490 bajó de Sevilla a rectificar el bachiller Juan Alfonso Serrano, de orden de Sus Altezas. El ejercicio de las armas en las costas y fronteras andaluzas, en Flandes y en Italia, siguió ilustrando en los tiempos sucesivos a los de tan distinguida descendencia.

Por espacio de dos siglos, todos los Barones que hubo de este linaje dedicáronse a la honrosa profesión de la milicia. Juan de Valenzuela, hijo del primer Fernando, que a 14 de agosto de 1518 prestó en la Iglesia de Benaladid pleito homenaje ante el escribano público Alonso de Robledo, para hacerse cargo de la alcaidía de las villas de Benaladid y Benalauria, con que había sido honrado por la munificencia real, de tal manera mostró su valentía en la sierra en sus defensas contra los salteadores moriscos, y en las costas en sus ataques contra los piratas africanos, que el Marqués de Tarifa, poco después primer Duque de Alcalá de los Gazules, D. Per Afán de Rivera, su pariente no muy propincuo, hízole en 1541 donación formal de unas casas que poseía en Ronda desde la reconquista, y que la tradición relata pertenecieron a los antiguos valíes o gobernadores moros de la ciudad. Gaspar Juan de Valenzuela, a quien aquel tuvo de su matrimonio con Dª Luisa de Escalante, dama principal, y al que sus contemporáneos conocían indistintamente bajo los nombres del regidor o del capitán Juan de Valenzuela, "por ser hombre noble y caballero hijodalgo y por su militar experiencia", mereció que la ciudad constantemente le nombrase capitán de alguna de sus compañías, "en dos las ocasiones que se le ofrecieron".

De este modo luchó, casi niño, contra los moros mal conversos e insurrectos de la serranía, y luego, casi viejo de sesenta y seis años, en el 1596, a las órdenes del Duque de Arcos, contra los ingleses de lord Effingham y del Conde Essex, que saquearon a Cádiz y amenazaron a Gibraltar. Más lejanas empresas acometieron sus hijos D. Cristóbal y don Francisco Antonio de Valenzuela; aquel, después de haber sido Maestre de Campo en Flandes, murió en el reino de Nápoles, con reputación de gran soldado, siendo a la sazón castellano del castillo de Barleta, en la tierra de Bari; en cuanto a D. Francisco Antonio, siguió larga y curiosa serie de más románticas aventuras, de cuya narración noe s posible sustraerse, por haber ejercido podersa influencia en los destinos que después cupieron a D. Fernando, su hijo, en las varias ocasiones de su voluble y escabrosa fortuna.

Era D. Francisco Antonio hijo menor de los tres que tuvo en su mujer, Dª Beatriz Álvarez, el honrado capitán Gaspar Juan de Valenzuela. Desde los doce años de su edad, en que hizo profesión de soldado, hacia 1588, siempre acompañó a su padre en las empresas militar a que Ronda frecuentemente le destinaba, llevando en llas, en calidad de alférez de la compañía, el pendón de la ciudad. En los primeros ardores juveniles [...] trabóse de amores con noble dama de la ciudad patricia, llamada Dª Ana de Montoro [...]

D. Francisco Antonio de Valenzuela [...] sorprendido en apretado lance por los parientes de Dª Ana, hubo entre ellos tumulto de descompuestas razones y aun contienda a cuchilladas, de que resultó muerto el pariente de la Montoro. Con esto las dos familias, antes amigas, tomáronse de acerados rencores [...] la cólera de los suyos y el temor de la justicia persuadieron al amante homicida la necesidad de asegurar la salvación en el escape [...] Así empezó D. Francisco Antonio de Valenzuela sus campañas en los Países Bajos [...] procurando rematar de una manera noble las pasadas desavenencias. Prestóse a todo con hidalgo sentimiento D. Francisco desde el ejército de Flandes; apoderó a su hermano mayor D. Jerónimo para dar cumplimiento en su nombre a las pactadas capitulaciones matrimoniales, y él mismo manifestó vivos deseos de acudir a España por su esposa [...]

Durante el largo viaje que D. Francisco hubo de emprender desde tan lejanos dominios hasta casi el postrer confín de Andalucía, doña Ana de Montoro, la infeliz esposa, adoleció y murió; por lo que, al acercarse a Ronda el desventurado consorte, agitado por todo género de inquietas impaciencias, salió a recibirle buen trecho de la ciudad, junto un molino de las afueras, su anciano padre, el regidor Gaspar Juan. Al verse padre e hijo, en la efusión del anhelado momento y después de tal serie de desventuras, arrojóse velozmente el mancebo en brazos del venerable autor de sus días; mal segura una de las pistolas que el soldado traía al cinto, disparósele inopinadamente al ímpetu del primer abrazo, y la mortífera carga, hiriendo súbita  en el vientre al desprevenido padre, dejóle en un punto cadáver.

Al peso de tamaños infortunios agobiado el involuntario parricida, abandonó entonces para siempre la ciudad y tierra que le habían visto nacer, teatro permanente de tan atroces dramas; dirigióse a Gibraltar, ciudad marítima vecina sobre el estrecho de su nombre [...] volvió Valenzuela segunda vez a Italia, al calor de su hermano don Cristóbal, que a la sazón mandaba una gallarda compañía de bizarros españoles [...] al contraer segundo matrimonio, cuando la edad le avanzaba en más de sesenta años, siendo la preferida una joven de veintidos, aunque ya viuda del capitán Bartolomé de Junco. Llamábase Dª Leonor Dávila de Enciso, y en ella, a 12 de enero de 1636, tuvo Valenzuela un hijo, que bautizó el 17 en Santa Ana de Palacio, en Nápoles, bajo el padrinazgo de D. Sancho de Leiva, conde de Baños, General de las galeras de aquel reino, y de Dª Victoria de Aragón de Appiano, y a quien puso el nombre de FERNANDO. Poco gozó también de esta alegría su padre. En abril del mismo año cayó este mortalmente enfermo: entonces ante el notario Pedro Sandino otorgó el 20 del mismo mes su testamento, y algunos días más tarde pagaba a la tierra el irrefragable tributo de la vida, dejando nuevamente a Dª Leonor joven, hermosa viuda y un huérfano de tres meses y abandonado a los embates peligrosos de la existencia a su tierno vástago.

[...] Muerto en 1636 el segundo esposo de Dª Leonor de Enciso, el capitán D. Francisco Antonio Valenzuela, y muerto en Vilac en 1637 el Duque de Alcalá, en su compañía trájola la Duquesa viuda a España, no desamparándola hasta dejarla en Madrid al lado de su madre Dª Beatriz de Vergara. Gustó esta entonces de encargarse de la crianza y educación del huérfano de Valenzuela [...]"