• RSS

martes, 30 de septiembre de 2014

Orígenes de Fernando Valenzuela y Enciso

Escrito por Juan Pérez de Guzmán para la Revista Hispano-americana, tomo V, año II fecha del 1 de marzo de 1882. He transcrito la parte relativa a los antepasados paternos, eliminando algunas frases y párrafos innecesarios.


"Cuando, en la primavera de 1485, el católico Rey D. Fernando, que se hallaba en la cerca de Málaga, sobre la villa de Cártama, tomando el mejor consejo que le mandó decir desde Córdoba la admirable Dª Isabel, Reina de Castilla, envió al Marqués de Cádiz y otros insignes capitanes de su gloriosa hueste para poner sitio a la ciudad de Ronda, vinieron entre aquellas lucidas falanges [...] dos hijosdalgo, oriundos de Baena, padre e hijo, llamados, este Fernando, y aquel Alonso Fernández de Valenzuela. A egregia y antigua cuna hacen los escritores heráldicos y genealógicos ascender el origen de los de su estirpe; [...] dábanle por ilustre progenitor a cierto D. Lope Sánchez, Señor de Lopera, el Carpio y Xódar, camarero mayor del Santo Rey D. Fernando, hijo del Infante D. Sancho y nieto del segundo de los Fernandos de León. Este don Lope Sánchez, en 1235, ganó a Valenzuela de moros por fuerza de armas, según atestigua el cronista historiador de ínclitos linajes don Tomás Tamayo de Vargas: de donde el Santo Rey conquistador de Córdoba y Sevilla, en 1273, le expidió privilegio de merced de aquella villa. Del matrimonio de D. Lope y Dª Teresa Díaz de Haro, procedieron las diversas ramas que propagaron por España el apellido que de aquí tomó, y el tronco principal vino poco después a radicar en Baena, en donde tuvieron solar de raza ocho consecutivos varones, señores de Valenzuela, hasta que en el nono, Juan Pérez de Valenzuela, confundióse aquel Estado con los del Conde de Cabra, D. Diego Fernández de Córdova, por compra que de él hizo en 1451 la Condesa Dª Francisca de Zúñiga, su mujer.


Ya rechazando a los moros que acudían de la montaña [...] bizarra ocasión de acreditar su valor tuvieron ante los muros de Ronda los esforzados caudillos que a conquistarla habían venido. No fueron los más rehacios en distinguirse, por buenos entre los mejores, aquellos, Alonso Fernández de Valenzuela, hermano segundo del último Señor de la villa de su nombre, y su hijo Fernando, mancebo a la sazón de lisonjero crédito en las armas. Por ello, luego que la ciudad fue tomada [...] a veinte días de mayo, conforme en su Crónica consigna Hernando del Pulgar [...] procediéndose al reparto de casas, tierras, viñas y olivos, casas principales, ordenó dar el Rey a los Valenzuelas que en Ronda quedaron por pobladores y sendas yugadas de tierras con que formaron hacienda patrimonial en la angostura de Olvera y en las aldeas de Ataharbe y Benamaya, anejas a aquella población; con otros dones de que se hace prolija memoria en el Libro de Repartimientos, que en 1490 bajó de Sevilla a rectificar el bachiller Juan Alfonso Serrano, de orden de Sus Altezas. El ejercicio de las armas en las costas y fronteras andaluzas, en Flandes y en Italia, siguió ilustrando en los tiempos sucesivos a los de tan distinguida descendencia.

Por espacio de dos siglos, todos los Barones que hubo de este linaje dedicáronse a la honrosa profesión de la milicia. Juan de Valenzuela, hijo del primer Fernando, que a 14 de agosto de 1518 prestó en la Iglesia de Benaladid pleito homenaje ante el escribano público Alonso de Robledo, para hacerse cargo de la alcaidía de las villas de Benaladid y Benalauria, con que había sido honrado por la munificencia real, de tal manera mostró su valentía en la sierra en sus defensas contra los salteadores moriscos, y en las costas en sus ataques contra los piratas africanos, que el Marqués de Tarifa, poco después primer Duque de Alcalá de los Gazules, D. Per Afán de Rivera, su pariente no muy propincuo, hízole en 1541 donación formal de unas casas que poseía en Ronda desde la reconquista, y que la tradición relata pertenecieron a los antiguos valíes o gobernadores moros de la ciudad. Gaspar Juan de Valenzuela, a quien aquel tuvo de su matrimonio con Dª Luisa de Escalante, dama principal, y al que sus contemporáneos conocían indistintamente bajo los nombres del regidor o del capitán Juan de Valenzuela, "por ser hombre noble y caballero hijodalgo y por su militar experiencia", mereció que la ciudad constantemente le nombrase capitán de alguna de sus compañías, "en dos las ocasiones que se le ofrecieron".

De este modo luchó, casi niño, contra los moros mal conversos e insurrectos de la serranía, y luego, casi viejo de sesenta y seis años, en el 1596, a las órdenes del Duque de Arcos, contra los ingleses de lord Effingham y del Conde Essex, que saquearon a Cádiz y amenazaron a Gibraltar. Más lejanas empresas acometieron sus hijos D. Cristóbal y don Francisco Antonio de Valenzuela; aquel, después de haber sido Maestre de Campo en Flandes, murió en el reino de Nápoles, con reputación de gran soldado, siendo a la sazón castellano del castillo de Barleta, en la tierra de Bari; en cuanto a D. Francisco Antonio, siguió larga y curiosa serie de más románticas aventuras, de cuya narración noe s posible sustraerse, por haber ejercido podersa influencia en los destinos que después cupieron a D. Fernando, su hijo, en las varias ocasiones de su voluble y escabrosa fortuna.

Era D. Francisco Antonio hijo menor de los tres que tuvo en su mujer, Dª Beatriz Álvarez, el honrado capitán Gaspar Juan de Valenzuela. Desde los doce años de su edad, en que hizo profesión de soldado, hacia 1588, siempre acompañó a su padre en las empresas militar a que Ronda frecuentemente le destinaba, llevando en llas, en calidad de alférez de la compañía, el pendón de la ciudad. En los primeros ardores juveniles [...] trabóse de amores con noble dama de la ciudad patricia, llamada Dª Ana de Montoro [...]

D. Francisco Antonio de Valenzuela [...] sorprendido en apretado lance por los parientes de Dª Ana, hubo entre ellos tumulto de descompuestas razones y aun contienda a cuchilladas, de que resultó muerto el pariente de la Montoro. Con esto las dos familias, antes amigas, tomáronse de acerados rencores [...] la cólera de los suyos y el temor de la justicia persuadieron al amante homicida la necesidad de asegurar la salvación en el escape [...] Así empezó D. Francisco Antonio de Valenzuela sus campañas en los Países Bajos [...] procurando rematar de una manera noble las pasadas desavenencias. Prestóse a todo con hidalgo sentimiento D. Francisco desde el ejército de Flandes; apoderó a su hermano mayor D. Jerónimo para dar cumplimiento en su nombre a las pactadas capitulaciones matrimoniales, y él mismo manifestó vivos deseos de acudir a España por su esposa [...]

Durante el largo viaje que D. Francisco hubo de emprender desde tan lejanos dominios hasta casi el postrer confín de Andalucía, doña Ana de Montoro, la infeliz esposa, adoleció y murió; por lo que, al acercarse a Ronda el desventurado consorte, agitado por todo género de inquietas impaciencias, salió a recibirle buen trecho de la ciudad, junto un molino de las afueras, su anciano padre, el regidor Gaspar Juan. Al verse padre e hijo, en la efusión del anhelado momento y después de tal serie de desventuras, arrojóse velozmente el mancebo en brazos del venerable autor de sus días; mal segura una de las pistolas que el soldado traía al cinto, disparósele inopinadamente al ímpetu del primer abrazo, y la mortífera carga, hiriendo súbita  en el vientre al desprevenido padre, dejóle en un punto cadáver.

Al peso de tamaños infortunios agobiado el involuntario parricida, abandonó entonces para siempre la ciudad y tierra que le habían visto nacer, teatro permanente de tan atroces dramas; dirigióse a Gibraltar, ciudad marítima vecina sobre el estrecho de su nombre [...] volvió Valenzuela segunda vez a Italia, al calor de su hermano don Cristóbal, que a la sazón mandaba una gallarda compañía de bizarros españoles [...] al contraer segundo matrimonio, cuando la edad le avanzaba en más de sesenta años, siendo la preferida una joven de veintidos, aunque ya viuda del capitán Bartolomé de Junco. Llamábase Dª Leonor Dávila de Enciso, y en ella, a 12 de enero de 1636, tuvo Valenzuela un hijo, que bautizó el 17 en Santa Ana de Palacio, en Nápoles, bajo el padrinazgo de D. Sancho de Leiva, conde de Baños, General de las galeras de aquel reino, y de Dª Victoria de Aragón de Appiano, y a quien puso el nombre de FERNANDO. Poco gozó también de esta alegría su padre. En abril del mismo año cayó este mortalmente enfermo: entonces ante el notario Pedro Sandino otorgó el 20 del mismo mes su testamento, y algunos días más tarde pagaba a la tierra el irrefragable tributo de la vida, dejando nuevamente a Dª Leonor joven, hermosa viuda y un huérfano de tres meses y abandonado a los embates peligrosos de la existencia a su tierno vástago.

[...] Muerto en 1636 el segundo esposo de Dª Leonor de Enciso, el capitán D. Francisco Antonio Valenzuela, y muerto en Vilac en 1637 el Duque de Alcalá, en su compañía trájola la Duquesa viuda a España, no desamparándola hasta dejarla en Madrid al lado de su madre Dª Beatriz de Vergara. Gustó esta entonces de encargarse de la crianza y educación del huérfano de Valenzuela [...]"

lunes, 22 de septiembre de 2014

Pedro de Solís y Valenzuela

Escritor bogotano, autor de "El desierto prodigioso y el prodigio del desierto", una novela con elementos barrocos y manieristas, considerada la primera novela en Hispanoamérica.

Nació en Bogotá el 10 de mayo de 1624. Fue el segundo de siete hijos: cuatro mujeres (de las cuales tres fueron religiosas) y tres varones (dos religiosos). La única hermana que no fue religiosa se llamaba Gregoria Sánchez de Valenzuela y contrajo matrimonio con Don Baltasar de Jodar y San Martín, corregidor de Bosa y contador del tribunal de cuentas de Santafé. Las otras hermanas fueron Feliciana de San Gregorio y María Manuela de la Cruz (monjas de Santa Clara) y Sor Clara de San Bruno (monja de Santa Inés).

Su hermano mayor se llamaba Fernando Fernández de Valenzuela. Nació en Santa Fe de Bogotá el 27 de septiembre de 1616. A temprana edad escribió una obra titulada Laurea crítica, primera pieza dramática escrita en el Nuevo Reino de Granada por un autor nacido en dichas tierras. Fue ordenado cartujo en el Paular de Segovia (en España) bajo el nombre de Bruno de Valenzuela.

Todos ellos eran hijos de Pedro Fernández de Valenzuela, cirujano oriundo de España, y de su mujer Juana Vásquez de Solis, hija de españoles. Su padre era sobrino del homónimo Don Pedro Fernández de Valenzuela, que llegó con la expedición de Gonzalo Jiménez de Quesada y participó en la fundación de la ciudad de Santa Fe de Bogotá en 1538.

Según Ocáriz, Don Pedro (padre de Solís) era natural de la villa de Baeza e hijo del capitán Diego Fernández de Valenzuela y Corvera, guerrero en Flandes, y de doña Escolástica de Chaves.

Fuentes:
Wikipedia
Centro Virtual Cervantes
Universidad Javeriana de Bogotá
Universidad Nacional de Colombia

martes, 16 de septiembre de 2014

La clase política chilena

En el libro titulado "La clase política chilena", escrito por Emilio Filippi y publicado en 2006 por Pehuén Editores, aparecen varios Valenzuela:

Álvarez Valenzuela, Luis
Alcalde de Traiguén
(Región de La Araucania)
Periodo: 2004-2008
Partido: Unión Demócrata Independiente
[pág. 44]

Alvear Valenzuela, María Soledad
Senadora
Periodo: 2006-2014
Partido: Partido Demócrata Cristiano
Circunscripción: Octava, Región Metropolitana, Oriente
Presidenta del Partido Demócrata Cristiano.
-María Soledad Alvear Valenzuela nació el 17 de septiembre de 1950. Hija del reconocido dirigente deportivo Ernesto Alvear -uno de los organizadores del Campeonato Mundial de Fútbol realizado en Chile, en 1962-, realizó sus estudios... [pág. 45]

Bertín Valenzuela, Jaime
Intendente de la Región de los Lagos
Partido: Partido Demócrata Cristiano
-Jaime Alberto Bertín Valenzuela nació en Osorno el 18 de julio de 1954. Está casado y tiene cinco hijos. Es contador... [pág. 59]

Valenzuela Abarca, Gregorio
Alcalde de Coínco
(Región del Libertador Bernardo O'Higgins)
Periodo: 2004-2008
Partido: Renovación Nacional
[pág. 199]

Valenzuela Santibáñez, Erasmo
Alcalde de Calera de Tango
(Región Metropolitana)
Periodo: 2004-2008
Partido: Independiente
-Erasmo Agustín Valenzuela Santibáñez nació en Santiago el 19 de junio de 1962. Está casado con Marianela del Carmen Rocuant y es padre de tres hijos. Cursó sus estudios... [pág. 199]

Valenzuela van Treek, Esteban
Diputado
Periodo: 2006-2010
Partido: Partido Por La Democracia
Distrito: 32, comuna de Rancagua; Sexta Región del Libertador Bernardo O'Higgins
-Esteban Valenzuela van Treek nació en Rancuag el 12 de marzo de 1964. Está casado con Alejandra Pallamar y es padre de tres hijos. Cursó sus estudios... [pág. 200]

Veloso Valenzuela, Paulina
Ministra Secretaria General de la Presidencia
Partido: Partido Socialista de Chile
-Paulina Veloso Valenzuela nació el 14 de febrero de 1957, está casada, tiene dos hijos y es abogado de la Universidad de Concepción... [pág. 205]

jueves, 11 de septiembre de 2014

Francisco de Valenzuela, padre del Duende


En la obra "Juan José de Austria", escrita por José Calvo Poyato se describe mejor los inicios de Fernando Valenzuela y Enciso, el Duende:

"Era don Fernando descendiente de una familia de hidalgos de Ronda. Su padre tuvo una vida accidentada. A causa de un lance juvenil tuvo que marcharse de su ciudad natal y enrolarse como soldado. Luchó en Nápoles. A su regreso, como no podía acudir a su ciudad donde continuaba teniendo pendientes causas con la justicia, hubo de citarse con su padre, de forma clandestina, en un molino próximo a la ciudad. El encuentro acabó de forma trágica al disparársele fortuitamente una pistola que llevaba al cinto lo que produjo la muerte de su progenitor. Ante aquella desgracia optó por poner nuevamente tierra de por medio y otra vez marchó a Nápoles. Conoció a una dama llamada doña Leonor de Enciso con la que contrajo matrimonio del que nació nuestro personaje en 1636, que fue bautizado en la iglesia de Santa Ana. Muy pronto el recién nacido quedó huérfano de padre por lo que junto a su madre abandonaron Italia y se trasladaron a Madrid. Madre e hijo pasaron en la corte grandes estrecheces y cuando le fue posible Valenzuela entró al servicio del duque del Infantado, a quien acompañó en sus cargos de embajador de Roma y de virrey en Sicilia. Sin embargo, no habían acabado sus penalidades porque la muerte del duque le dejó sin empleo y sumido en la más profunda de las miserias.

En aquellas malas condiciones se encontraba cuando contrajo matrimonio con una de las camareras de Mariana de Austria, llamada María de Ucedo..."

lunes, 8 de septiembre de 2014

Don Fernando de Valenzuela

Apodado el Duende de Palacio, fue un influyente político y noble español.


Nació en Nápoles, donde estaba destinado su padre, el 8 de enero de 1636. Era hijo de Francisco de Valenzuela, natural de Ronda (Málaga) y de Leonor de Enciso y Dávila.

Cuatro años más tarde, tras la muerte de su padre, regresó a España junto a su madre. Entró entonces como paje al servicio del duque del Infantado. En 1661 contrajo matrimonio con María Ambrosía de Ucedo, ayudante de cámara de la reina doña Mariana de Austria. Como dote obtuvo una plaza de caballero en la Corte.

Tuvo un único hijo, Fernando de Valenzuela y Ucedo.

En septiembre de 1665 falleció Felipe IV y Fernando se acercó a la reina viuda, que actuaba entonces como regente. A partir de entonces fue ascendiendo en la escala social de forma cada vez más notoria. En 1671 recibió el hábito caballero de la Orden de Santiago y poco después la regente le nombró Primer Caballerizo de la Reina. A parte Valenzuela compró un señorío en la villa de San Bartolomé de Pinares o de Villasierra y en noviembre de 1675 recibió el título de Marques de Villasierra.

No obstante las luchas de poder, conspiraciones y malestar entre la nobleza llevaron a que tanto Valenzuela como Don Juan (hijo bastardo de Felipe IV) tuvieran que abandonar la corte. En principio Valenzuela fue destinado como embajador en Venecia, un traslado que logró evitar con su nombramiento como Capitán General de Granada.

La situación cobró mayor envergadura cuando la Reina lo nombró Intendente General de Hacienda, Primer Ministro y elevó su marquesado a grandeza de España. Esto desencadenó la protesta de numerosos nobles que exigieron la separación de Carlos II de su madre y el encarcelamiento de Valenzuela.

El 23 de enero de 1677 Juan José de Austria entra en la capital y consigue que la regente le ceda el gobierno. Valenzuela se refugia entonces en el Real Monasterio de El Escorial. Aún así fue arrestado, juzgado y condenado al destierro en Filipinas. Una vez finalizado el arresto marchó a Acapulco, donde arribó el 18 de diciembre de 1689, llegando a la ciudad de México al mes siguiente.

Falleció en la ciudad de México el 7 de enero de 1692 a consecuencia de una herida por la coz de un caballo.

domingo, 31 de agosto de 2014

Imprenta Nueva de Valenzuela


Fue una imprenta granadina de inicios del siglo XIX. Se encontraba en la calle de la Colcha. Anteriormente había sido simplemente la imprenta de Don Francisco Benito Valenzuela, su propietario, funcionando a finales del siglo anterior. Por ejemplo había reimpreso los "Estatutos generales de Barcelona para la familia Cismontana" en 1788.

Bajo el nuevo nombre se encargó de la impresión del periódico "El loco constitucional" en sus números extraordinarios del 26 de marzo y 1 de abril de 1814, y a partir del número 19 (perteneciente al 7 de abril del mismo año).

Ese mismo reimprimió con ilustraciones y pequeñas notas la obra "Paseos por Granada y sus contornos", del Padre Juan de Echevarría.

También publicó una biografía de la monja dominica Sor Narcisa María de la Concepción (1745-1813) escrita por Don Miguel Rodríguez Carretero.

Un año más tarde sacaron "Manual de curas o compendio del Ministerio Parroquial", por Don Antonio Covian, cura de la parroquia de San Cecilio, en Granada. También la "Disertación crítico-mística" de Don Vicente Pastor de los Cobos.

En 1816 imprimieron, entre otras, "El Sacramento Consolador" de Codes y una oración panegírica de D. Miguel Alarcón y Morales.